Artículos más vistos

Posted by : Alex González martes, 30 de octubre de 2007

Ya lo tengo to´ preparaíto para el viaje de mañana, me voy al Calderón, a Madrid con el Sevilla Fútbol Club.

Después del partido del domingo, el Sevilla Fútbol Club yo creo que ha salido muy reforzado. Se observa mejor ambiente y, creo, tener un entrenador que siente los colores del equipo viene bien en cualquier club, ¿no?

Visitamos un Calderón en el que nos espera un Atlético muy fuerte, el mejor de los últimos años, como el propio Jiménez dijo en rueda de prensa. Está de moda la parejita Forlán - Agüero, cuidado. Parecen estar de suerte de cara a portería y ahora tienen un juego muy fluído, distinto al que practicaban año tras año. Aguirre ha sabido despertar a los jugadores y parece que la marcha de Torres, con el obligado cambio de líder, ha sentado bien al club colchonero. Cuidadito.

Pero eso es mañana y todavía no he hablado de lo de antes de ayer.

El Valencia perdió a lo grande en el Ramón Sánchez Pizjuán. Tres a cero para un Sevilla Fútbol Club que demostró ser superior en todo momento. Además, Crespo, Navas, Capel y Fazio participaron en el partido, con lo que muestra Manolo jiménez total confianza en la cantera que el mismo dirigía hace unos días. Kanouté y Luis Fabiano metieron el primero y el último gol, poniendo de manifiesto que la delantera sevillista funciona (aunque vaya a rachas, porque con todo lo que yo he criticado a Luis Fabiano...). El segundo gol lo metió Poulsen, como puedes ver en el videorresumen del artículo del otro día.

Quizás la Victoria no es tan destacable como la forma en la que se produjo y la falta que hacía, ya que era necesaria para dar ánimos a una plantilla que se vio plantada por un técnico sin escrúpulos, pesetero y asquerosamente falso. También es una buena manera de empezar la "Era Jiménez". Más adelante describiremos su manera de entender el fútbol y su visión táctica desde el banquillo.

Ahora viene bien una secuencia de Victorias, ya que podríamos alcanzar la zona Noble dela tabla. Ahora mismo estamos a seis puntos del tercer clasificado. Por lo que una Victoria frente al Atleti, otra frente al Real Madrid y otra frente al Villarreal nos pondrían de nuevo donde merecemos.

Es muy duro. Cierto. Pero hay que hacerlo, porque tenemos que seguir arriba y no perder comba. Ya hemos perdido bastante el tiempo ( cuatro jornadas haciendo el "carajote").

Por eso, el enfrentamiento de mañana es tan importante (como el resto de este mes, que vaya tela...), porque el Atleti parece ser un rival directo, a un único punto de la Champions y en estado de Gracia.

Se presentó este fin de semana una situación de crisis importante en el Sevilla F.C., pero la misma se gestionó de manera muy acertada. No hubo valoraciones en torno a la figura del ex entrenador del primer equipo, Juande Ramos, ni por parte de la directiva ni tampoco por parte de la afición. Todo se llevó sin ningún trauma, aceptando con total normalidad la situación y dándole el protagonismo absoluto al nuevo técnico, Manolo Jiménez.

Debo decir que me ha gustado mucho esta forma de atacar el problema. Sobre todo me ha sorprendido la actitud de la afición, total apoyo al cuerpo técnico y al equipo. Esperaba algunas reacciones ante la marcha del anterior entrenador, sin embargo todo se tradujo en ánimos al equipo y muestras de gran recibimiento a Jiménez. Nada de nada alrededor de Juande Ramos. “A rey muerto, rey puesto”.


FÚTBOL MUY EQUILIBRADO

El Sevilla fue el Sevilla de las grandes ocasiones, vertical y versátil en ataque, sólido y agresivo en defensa. Dominó casi todas las parcelas del juego, fue superior en mediocampo, ganó la batalla en bandas, impuso el ritmo de partido y llevó el choque a la zona del campo donde quería que se desarrollara el juego.

Vimos un equipo muy motivado en la presión, en el robo de balón, con tres jugadores destacando en este aspecto.

Enorme nuevamente el partido de Keyta, a los que ya le conocíamos no nos sorprende el rendimiento de este futbolista. Agresivo en el robo, buscando siempre al rival cuando recibe de espaldas, dinámico en los movimientos para buscar la anticipación, se llevó la gran ovación de la noche con todo el estadio coreando su nombre.

Fantástica la implicación de Luis Fabiano, también aclamado tras su sustitución a falta de pocos minutos para terminar el partido. Le vimos muy agresivo en las disputas de los balones divididos, presionando la salida del rival, cerrando espacios en el aspecto defensivo. En el aspecto ofensivo también tuvo mucha lucidez mental, juego a pocos toques, aperturas a banda, dando muchos apoyos a los medios centros. Me alegró mucho que marcara el último gol, con una gran definición.

Crespo nos mostró lo que hace habitualmente en el filial y en las categorías inferiores de la selección nacional, que es ser un gran marcador. Estuvo muy cerca de Joaquín, al que no le permitió casi nunca que lo encarara, muy fuerte en la marca, agresivo y obligándole a recular, buscando el robo por anticipación. En ningún momento le pesó la responsabilidad.

Desde el punto de vista defensivo, también hay que destacar los galones que parece haberle dado Manolo Jiménez a Dragutinovic. Se le vio dirigiendo en todo momento la defensa, marcando donde debía estar la línea defensiva, mandando en la salida y dirigiendo sobre todo a Fazio en las marcas y en la posición que debía adoptar. Puede que hayamos encontrado ese líder defensivo que no teníamos sin Javi Navarro. A todo ello aportó lo de siempre, coberturas, velocidad y agresividad.

En el aspecto ofensivo vimos que el equipo manejó bien muchos conceptos. Alternó el juego en largo con el corto. Lanzó el balón tanto para la búsqueda de la cabeza de los delanteros como en profundidad. Se buscó salir elaborando cuando era posible y cuando no lo era se lanzó en largo.

Se combinaron las aperturas por bandas, buscando la profundidad y amplitud en el juego, como los balones interiores, buscando paredes y fútbol a pocos toques con apoyos entre líneas- así nace el tercer gol-.

En definitiva, se jugó un partido bastante completo en todos los aspectos, con una gran motivación, mucha implicación y participación de casi todos los jugadores. Se vio un equipo que ganando sigue buscando el ataque, como era hasta ahora.

Y por último comentar que Manolo Jiménez dejó entrever muchas cosas. El estilo se va a modificar muy poco, pero va a exigir mayor motivación y entrega. Nos mostró que ha trabajado bien en el aspecto psicológico con Luis Fabiano- por una vez no fue el delantero cambiado con marcador a favor en el minuto 60- para que sea más intenso y agresivo en su juego.

Y dejó claro que el filial va a ser importante subiendo a dos futbolistas habituales en el Sevilla Atlético para que fueran titulares, aunque nadie espere que van a estar de forma continuada en la primera plantilla. Se confía en ellos, pero por delante están los del primer equipo.

Fue una más de las grandes noches a las que nos tiene acostumbrados este equipo.

Ahora toca el Atlético de Madrid y esperar respuestas a algunos interrogantes como el manejo de las rotaciones, esperar a ver qué ocurre cuando el día a día va transcurriendo-no en todos los partidos habrá la motivación y los condicionantes que existían en este-, las soluciones de cosecha propia del nuevo técnico-alguna habrá- y ver como responde este ante situaciones adversas que también van a llegar a lo largo de la temporada.

De momento podemos decir que lo que bien empieza, tiene pinta de acabar bien.


Mañana nos veremos, Sevilla, en el Calderón...

Vamos mi Sevilla, vamos campeón...


Nota: Descripción técnica de Manolo Jiménez.
Después de muchos años a la sombra, haciendo un trabajo poco mediático, sin muchas portadas y con un media de 2000-3000 espectadores viendo a su equipo en la Ciudad Deportiva, a Manolo Jiménez le ha llegado la gran oportunidad con la que soñaba. Tiene a la afición con él, a la junta directiva y la dirección deportiva respaldándole y una plantilla con la que muchísimos entrenadores profesionales soñarían en dirigir. Todo se lo ganó con su esfuerzo.

Son muy pocos los entrenadores españoles que en 7 temporadas pasan de entrenar en tercera división a hacerlo en un equipo que juega en Champions League. Menos aún trabajando esas temporadas en la sombra y para el mismo club. El crecimiento de Manolo Jiménez es similar al de la entidad sevillista, como lo es también al de su filial.

Deja el Sevilla Atlético en su mejor momento de la historia, 4º clasificado en su primera experiencia en segunda división, y en el que la política del club también ha cambiado adaptándose la situación actual. El club quiere mantener el filial en segunda división, pero sin olvidar que su labor es formar futuros jugadores de la primera plantilla.

Para ello se han fichado jugadores extranjeros, sudamericanos en todos los casos, como Federico Fazio, Emiliano Armenteros, Diego Perotti, Lucas Trecarichi- todos ellos argentinos de nacimiento- o el brasileño Igor Siquiera. Y también se ha apostado por jugadores con cierto recorrido en primera división, como Juanjo- cedido por el Racing de Santander- o Emiliano Armenteros que había jugado con cierta asiduidad en Independiente de Avellaneda en la primera división argentina, además de formar parte de la selección sub´20 que ganaría el mundial de la categoría, con futbolistas como Zabaleta, Messi o Garay -Racing de Santander-. Y también en la vuelta de David Prieto tras jugar la pasada temporada en Segunda División en el Xerez.

Pero a pesar de esos fichajes, sólo David Prieto, Juanjo y Armenteros son habituales en los once iniciales que manejaba Jiménez. Los futbolistas más utilizados son los que venían jugando en segunda división B, apoyados con algunas apariciones de Perotti como sustituto en las segundas partes de varios partidos.

Los teóricos titulares de Jiménez en el filial eran:

Javi Varas; Casado, Crespo, David Prieto, Lolo; Armenteros, Pablo Sánchez, Fazio, Jonathan; Alfaro; Juanjo.

Casado y Crespo juegan en los laterales, con David Prieto y Lolo como centrales formando una línea de 4 defensas, que marca en zona. Los laterales no suben de manera asidua, pero saben doblar en ocasiones por sorpresa. Casado tiene un muy buen disparo en los lanzamientos a balón parado y Crespo es internacional en las categorías inferiores de la selección nacional además de bastante polivalente, pudiendo jugar en cualquiera de las dos bandas. Destaca por su anticipación.

A todo esto debemos unir la baja de Redondo como lateral zurdo, futbolista llamado a ser importante en el club. La confianza en él es muy grande por parte de la dirección deportiva y esperaban que cuando se recupere incluso llegue muy rápido a la primera plantilla. Aunque su lesión ha sido grave y todavía queda tiempo que esperar para verlo de nuevo entrenando.

En mediocampo jugaba con dos hombres específicos de banda: Armenteros en banda izquierda, con Pablo Sánchez en la derecha, bastante abiertos para dar amplitud al equipo. A Manolo Jiménez le gusta bastante que su equipo busque el juego por bandas, con un campo bien ensanchado cuando toca atacar. Armenteros buscaba con más asiduidad la diagonal hacia adentro, mientas que Pablo Sánchez es más profundo por bandas. Llega muchas veces hasta posiciones muy cercanas a la línea de cal y centra desde allí. Es un futbolista a seguir, demostrando que la cantera sevillista trabaja muy bien los jugadores de banda.

Junto a estos dos hombres se suelen ubicar Fazio y Jonathan en el doble pivote. Si Fazio no juega por estar sancionado, lesionado o convocado con el primer equipo su puesto lo pueden ocupar Cordero o Ismael.

Fazio juega como un 5 clásico argentino, por delante de la defensa-no como central, donde se ubica en el primer equipo- dando salida al balón, siendo el primer referente en la elaboración del juego. El equipo le busca bastante para empezar a elaborar el ataque. Defensivamente es muy fuerte, defiende muy bien entre líneas y gana casi todas las disputas aéreas. En ocasiones sale conduciendo por potencia, en plan Lucio, hasta posiciones muy ofensivas, aunque no es un referente ofensivo, más allá del juego aéreo.

Jonathan juega a su lado y también tiene carácter defensivo, pero es más dinámico, busca más la presión sobre el poseedor del balón. Cordero es el más ofensivo de las opciones que manejaba Jiménez, diría más bien que tiene más características de mediapunta que de mediocentro. Le gusta más conducir que combinar, se descuelga a posiciones más ofensivas y buscando la llegada de segunda línea. Tiene buena visión de juego, pero más para asistir en los metros finales que para mover al equipo.

Y en ataque utilizaba dos variantes el entrenador del filial, bien a Alfaro-que ya debutó en el primer equipo- como segunda punta y un punta o bien la opción de dos delanteros. La más habitual es la primera situación, donde el acompañante habitual de Alfaro es Juanjo.

Alfaro es el jugador con más libertad del equipo, el que tiene menos implicación táctica y se mueve por las zonas que él quiere. En el primer equipo ha jugado más pegado a banda derecha, pero su sitio más natural es ese, el de segunda punta para aprovechar su disparo y calidad técnica en la conducción del balón.

El delantero centro es siempre un jugador alto, que domine el juego en largo y que pelee el balón frontal directo, además de saber jugar de espaldas. Juanjo es el habitual elegido, siendo rotaciones de él o de Alfaro bien Moreno-bastante peleón, pero poco exquisito técnicamente, de corte parecido al de Aranda, ex del Sevilla o Albacete- o bien Juan Pablo, también muy alto y dominador del juego aéreo. Los delanteros no tienen grandes cifras goleadoras y quizás deban mejorar en la definición. Los tres rematan muy bien de cabeza.

En el caso de utilizar dos puntas, suelen jugar casi siempre escalonados para permitir opciones de juego entre líneas.

Así que podemos deducir que las líneas generales de Jiménez son búsqueda de la solidez defensiva, con un bloque muy compacto, jugadores de mediocampo que repliegan y ayudan defensivamente. Equipo buscando la amplitud y la profundidad en bandas y delanteros escalonados. Trata en la medida de lo posible que el equipo elabore el juego con triangulaciones y poco balón dividido, aunque tiene siempre el recurso de un delantero que juega bien de espaldas y pelea el balón frontal. Su equipo no se desata excesivamente en ataque, aunque es cierto que ha podido hacer más goles pero ha faltado algo de eficacia rematadora.

El Sevilla Atlético esta temporada recibe pocos goles, se desenvuelve muy bien fuera de casa, con 3 victorias y sólo ha perdido un partido. Los marcadores que manejaba el filial suelen ser cortos. Ha conseguido hasta el momento la media inglesa, 2 puntos por partido, con 5 victorias, 3 empates y una derrota: 18 puntos en 9 partidos, 12 goles a favor 8 en contra. Todos lo definen como un equipo bastante solvente, alejado de la típica imagen de filial que se tiene en España como equipo con calidad pero poco rigor táctico, y que sabe elaborar juego.

Vemos ciertas coincidencias con el planteamiento habitual de Juande, como es la amplitud y la profundidad por bandas, el escalonamiento de delanteros o el trabajar bien el balón frontal sobre la cabeza del punta en caso de verse presionado.

Así que es de esperar no demasiados cambios respecto a lo que viene siendo habitual en el Sevilla en cuanto a concepción de juego. Al menos posicionalmente y en hábitos de ataque lo normal es que veamos un equipo muy similar al de las dos últimas temporadas.

Quedará ver dónde se posiciona defensivamente, si repliega más o menos, y a partir de ahí deducir cómo jugará en ataque. Pero inicialmente no se espera ver un equipo ultradefensivo y que pierda las señas de identidad que viene mostrando, como muchos desconocedores del filial pueden esperar.

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -