Artículos más vistos

Posted by : Alex González jueves, 29 de noviembre de 2007

Pasado ya el "jolgorio" europeo, hay que pensar en la Liga. Hay que pensar que estamos muy lejos de donde debemos, los altos puestos europeos.

El rival, a priori, parece asequible y uno de los fáciles de la temporada. Pero, además de jugar en su casa, este Almería se siente a gusto con rivales de gran entidad, prueba de ello son los resultados cosechados ante el Real Madrid o Barcelona. El Atlético de Madrid también sufrió lo suyo.

A continuación el análisis previo del rival del próximo sábado:

Nota: Estos apuntes son sobre el partido de Liga frente al At. Madrid.


POSICIONAMIENTO TÁCTICO.

Unay Emery, entrenador de la U.D. Almería- en adelante, Almería-, dispuso a sus once jugadores iniciales en un esquema 1-4-2-3-1. El equipo se posicionó con un repliegue defensivo muy adelantado, buscando la presión al rival en su propio campo y en mediocampo. Fue bastante agresivo, con mucha intensidad y dinámica defensiva, aunque no tuvo esa dinámica en ataque. Su fútbol ofensivo fue bastante directo, buscando el robo y la llegada rápida al área rival, con mucha tendencia a utilizar los balones profundos a sus hombres de ataque y no excesiva elaboración del juego atacante. Sus transiciones fueron bastante rápidas, cambiando rápido de actitud defensiva a ofensiva o viceversa.



ORGANIZACIÓN OFENSIVA

El Almería mostró un alto ritmo de juego, practicando un fútbol muy vertical, con no demasiada elaboración. La salida del balón desde su línea defensiva fue casi siempre en largo, la mayor parte de las veces a partir de Cobeño, o bien a través de Acasiete. En la segunda parte buscaron un poco más la salida elaborada, casi siempre por las zonas laterales a partir de Bruno o de Mané, este en un mayor número de ocasiones, sobre todo cuando el rival bajó su línea de presión y se replegó más.

Cuando el Atlético de Madrid apretaba en la presión en la zona defensiva del Almería, no dudaban en dar un pase hacía atrás para que Cobeño hiciera el desplazamiento en largo. Su precisión fue muy alta, alternando desplazamientos sobre el círculo central- buscando a Uche- o en la línea de ¾ rival buscando a Negredo. En estas situaciones fue habitual que sus medios laterales tendieran a cerrarse buscando la prolongación de sus compañeros.

La salida a través de sus laterales tenía casi siempre como destinatario a Negredo que caía al perfil zurdo, buscando el espacio entre central y lateral, o a Uche buscando cualquiera de los dos perfiles con balones profundos.

En zonas de mediocampo también buscaban la profundidad en su juego a través de desplazamientos en largo para sus hombres de banda o Negredo. Su nivel de elaboración no fue muy elevado. Si se encontraban presionados, no dudaban en dar un pase hacía atrás para salvarse un poco de la presión rival y buscaban cambiar la orientación del juego con desplazamientos largos o buscaban desplazamientos en profundidad.

Cuando tenían opciones de generar un fútbol más elaborado buscaban generalmente la amplitud, con dos medios laterales muy abiertos, y la profundidad por las bandas, abriendo el juego a los pasillos laterales. En zonas centrales su elaboración no fue muy elevada salvo por Uche, que se ofrecía mucho entre líneas para recibir, aunque también se tira a bandas para crear superioridad en esas zonas, al mostrarse muy móvil.

Felipe Melo se incorporaba con frecuencia desde segunda línea y sus jugadores de banda casi siempre aparecía para rematar cuando profundizaban por la banda contraría. Esto suponía que tuvieran siempre tres opciones de remate: Uche buscando siempre / casi siempre el primer palo, Negredo el punto de penalti y el extremo del lado débil el segundo palo, más la incorporación de 2ª línea en varias ocasiones de Felipe Melo.

Con la entrada de Corona, y con la disminución de la intensidad en la presión del Atlético de Madrid, su fútbol se hizo más elaborado. Corona se mostró muy móvil, buscando con asiduidad la pelota para organizar el juego de ataque. Esto hizo que su juego interior aumentara en calidad y que su fútbol fuera más elaborado y menos directo. Dio aperturas a bandas y también pases interiores a Negredo. Mostró una gran calidad táctica recibiendo casi siempre sólo, con mucha movilidad, y visión y calidad en el pase.



ORGANIZACIÓN DEFENSIVA

El Almería buscó el achique de espacios, con defensa muy adelantada, y presión muy fuerte en mediocampo. Se posicionó muy adelantado, sobre todo en la primera parte, en la segunda mitad bajó su intensidad defensiva y se replegaron más, con un retorno defensivo bueno, en líneas generales.

Permitieron la salida del balón a través de los centrales del Atlético de Madrid, pero cuando el balón llegaba a uno de sus medioscentros, tanto Felipe Melo como Soriano iban a buscar al receptor del balón antes que pudiera darse la vuelta, cuando este recibía de espaldas, apoyados también por Uche, buscando el robo o que el balón fuera retrasado. En muchas ocasiones incluso cerraban los dos medioscentros al poseedor del balón, apretando muy fuerte en la presión en el círculo central.

Si la salida del balón del rival se producía por bandas, sus medios laterales iban muy fuertes a presionar en primera línea a los defensas laterales contrarios-sobre todo Crusat sobre Seitaridis en la banda derecha ofensiva del Atlético-. Su achique de espacios en banda fue muy bueno, con 3 o 4 hombres sobre los dos del equipo rival, lo que dificultaba en exceso la progresión del juego rival.

Jugaron con una línea defensiva de 4 hombres en línea, generalmente adelantados sobre la línea de ¾ de su propio campo, con un marcaje zonal mixto con marca muy intensa al hombre, sobre todo de sus laterales, Mané y Bruno, sobre los extremos Simao y Reyes cuando estos recibían el balón, obligándoles a coger la pelota de espaldas y tener que correr hacía atrás o dar un pase retrasado. Casi no permitieron que los hombres de banda del Atlético tuvieran opciones de encararles en el uno contra uno. Mané incluso perseguía a Reyes hasta posiciones de mediocampo y le seguía si intentaba hacer un movimiento diagonal.

Aplicaron muy bien el achique de espacios zonal, con el lateral del lado contrario cerrando bastante la línea defensiva. Aunque en algunas ocasiones se partieron un poco en dos, existiendo una distancia de líneas importante entre el mediocampo que subía hasta el campo contrario a presionar la salida del balón y la línea defensiva que no acompañaba del todo al resto del equipo, quedándose algo rezagada. Aunque su agresividad obligaba casi siempre al rival a buscar el desplazamiento largo en horizontal.

Su zona más vulnerable defensivamente fue el perfil izquierdo de su defensa. Allí las persecuciones de Mané a su par en individual o alguna laguna en el retorno defensivo permitían que su zona fuera vulnerable. En algunas ocasiones fue atacada con peligro por el lateral diestro atlético, en la primera parte Seitaridis, en la segunda Perea, que llegaron en conducción hasta línea de fondo por la falta de ayudas en ocasiones de Crusat. También generó peligro el Kün Agüero con sus caídas a ese perfil perseguido por Acasiete.

El central Santiago Acasiete no dominó excesivamente los tiempos en la disputa del balón largo. En múltiples ocasiones Agüero le ganó las pelotas divididas o consiguió sacarle una falta peligrosa.

Por la derecha no apretaron tanto en la salida del balón por parte de Antonio López, pero después cerraban bastante bien en mediocampo con 4 o 5 hombres en el achique de espacios en ese perfil. Carlos García hizo buenas coberturas a Bruno y este tuvo mejor retorno defensivo que Mané, por lo que no sufrieron excesivamente por su perfil defensivo derecho, aunque el central Carlos García se mostró descolocado y vulnerable en ciertas ocasiones. Sus defensas centrales dieron muestras de poder pasar dificultades frente a los rivales.



TRANSICIONES OFENSIVAS.

Su transición ofensiva fue muy rápida y vertical, buscando tras el robo de balón lanzar en profundidad y sin elaboración del juego, bien a bandas o bien al desmarque de ruptura de Negredo, que también puede caer a bandas, generalmente en aquella por la que el lateral rival subía a zonas ofensivas. Fue su mejor arma ofensiva. Si no recuperaban rápido el balón en campo contrario, tampoco buscaban mucha elaboración, sino ataque directo o desplazamiento en largo de Cobeño con el pie. Intentaban desarrollar una transición defensa-ataque muy rápida todas las veces que les fuera posible.

El hombre más importante en ese aspecto fue, sin lugar a dudas, Crusat, con mucha velocidad tanto en la transición defensa-ataque como en la conducción del balón. Junto a Negredo, fue el hombre al que más buscaban para generar contragolpes a alta velocidad por las conducciones de este. Uche siempre llegaba al apoyo en las transiciones incorporándose de segunda línea.

Con la salida de Corona, su transición ofensiva fue más elaborada y buscándole a él como referente en este aspecto, ya que se ofrecía mucho entre líneas. No realizaban un desplazamiento en largo sino que lo buscaban a él para que organizara el juego de ataque a través de una conducción o que fuera este jugador el que proporcionara el pase profundo.



TRANSICIONES DEFENSIVAS

En general fueron buenas, sobre todo en su perfil diestro defensivo, con Bruno bastante rápido en el retorno defensivo. El hombre clave en estas situaciones fue Soriano, perdió poco la posición-al no incorporarse demasiado al ataque- y fue el encargado de hacer las faltas tácticas en la transición ofensiva del rival.

Sí sufrieron más cuando la salida del rival era desde su perfil izquierdo hasta el derecho, es decir terminando las acciones atacando a Mané. Se posicionaron con la defensa dispuesta diagonalmente para evitar la ruptura a la espalda en los desmarques de los delanteros rivales, bien escalonados, pero si perdían el balón en zonas muy ofensivas a sus hombres de banda les costaba el retorno defensivo. Sobre todo si el rival lanzaba la ofensiva con velocidad.

Mané fue sorprendido varias veces por Kün Agüero que caía a posiciones de banda derecha ofensiva del Atlético de Madrid para finalizar los contragolpes. Este futbolista mostró que esta zona, la izquierda defensivamente del Almería, puede ser la más vulnerable del equipo. Las apariciones del Kün por ese carril fueron casi siempre peligrosas.



JUEGO A BALÓN PARADO OFENSIVO

Mostraron una gran variedad y repertorio en las acciones ofensivas a balón parado, lo que demuestra que las tienen muy bien trabajadas. Mané fue el lanzador en todas las jugadas laterales, tanto faltas como córners, independientemente del perfil en el que se produjeran, aunque sea zurdo. En los lanzamientos con posibilidad de disparo directo también intervinieron Felipe Melo o Negredo disparando a portería. Con la entrada de Corona, este asumió el rol de lanzador a balón parado.

Tienen muchos futbolistas con mucha capacidad física: Acasiete, Carlos García, Felipe Melo, Soriano, Uche, Negredo, que van siempre al remate en las acciones ofensivas a balón parado.

Acasiete y Negredo se posicionaban delante del portero en los lanzamientos de córner, para obstaculizar la vista de este y después hacían movimientos para alejarse de esta zona y buscar el remate al borde del área pequeña. El resto de rematadores se solían posicionar en el segundo palo, e incluso desde fuera del área, para entrar en diagonal en el momento de lanzamiento del balón. Alternaron los saques al primer palo, el segundo palo o las zonas cercanas al punto de penalti. Una de sus opciones preferidas fue buscar a Uche en el remate. Los hombres que entraban desde el borde del área alternaban sus movimientos, no siempre se sitúaban igual e iban en la misma dirección, modificaban sus movimientos.


Manejaron dos opciones muy bien trabajadas de saque no directo en faltas, una de ellas con toque en corto y aclarado al segundo palo para Negredo y otra con Negredo viniendo en corto a recibir y pasando a Ortiz en busca del disparo, que es la que se refleja en la figura.



JUEGO A BALÓN PARADO DEFENSIVO

En los disparos de falta cerca del área propia, colocan 4 jugadores en barrera, con Soriano ocupando la segunda posición para evitar que el balón sobrepase la misma.

En los balones laterales hacen un marcaje zonal puro, con Felipe Melo situado en el primer palo y 4 hombres dispuestos sobre la frontal del área pequeña: Acasiete marca el primer palo, detrás de él se sitúa Uche, después C. García y cubre el segundo palo Bruno. Además Soriano se sitúa defendiendo la zona central entre el punto de penalti y el borde del área pequeña y Negredo por delante de él marcando la zona de primer palo entre punto de penalti y borde del área.

También se observó en este partido que colocaban 1 ó 2 jugadores marcando muy cerca del punto de saque de córner, para evitar los saques cortos. Los encargados de esa función eran Crusat y Mané. El encargado de vigilar la zona de rechace en el borde del área era Ortiz.

No sufrieron en la estrategia defensiva en ninguna ocasión.




Perdón por el error, ya corregido, para el que se haya dado cuenta ;)

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -