Artículos más vistos

Posted by : Alex González martes, 18 de diciembre de 2007

En el anterior artículo, aquel encuentro frente al Slavia de Praga, comentamos el problema al que el Sevilla Fútbol Club supo encontrar soluciones y que se está convirtiendo en habitual.

El equipo sevillista ha vuelto a cometer los mismos errores, errores de índole táctica que llevan a una pérdida de identidad del juego que hemos estado viendo de manera asidua en las dos últimas temporadas. En Praga no llegó a mayores porque se le dio la vuelta al encuentro y se jugó una buena segunda parte -con el equipo más junto y mejor escalonado, ocupando de manera más racional el terreno de juego- , aunque advertíamos que el rival no era una piedra de toque definitiva para lanzar las campanas al vuelo.



DISTANCIA DE LÍNEAS

Vuelve a ser el gran problema. Muchos siguen achacando a Jiménez ser un entrenador al que le gusta el juego directo, el pelotazo largo o jugar al voleón. Pero el problema al que se llega por este estilo de juego es por la distancia entre líneas, que es muy grande en este equipo. Se ha perdido el posicionamiento compacto que mostraba el Sevilla.

El conjunto hispalense alternaba partidos con un repliegue defensivo intenso, con partidos en los que se posicionaba muy adelantado para ejercer una fuerte presión al rival. Incluso modificaba su posición en el campo en función de las situaciones del juego, marcador o circunstancias imprevistas- expulsiones, lesiones,ect..-.

Así algunos de los mejores partidos de la temporada pasada parten de premisas diferentes y posicionamientos inversos. Por ejemplo, el Sevilla derrota al Barcelona por 3-1 en el Sánchez Pizjuán la pasada campaña ,con un jugador menos, a partir de un repliegue defensivo muy intensivo y un contragolpe demoledor, e incluso gana la final de la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu siendo muy compacto defensivamente y posicionando muy replegado, sin permitir demasiadas ocasiones al rival. Ofensivamente no realiza un gran encuentro al encontrarse el equipo bastante tocado físicamente en el final de la temporada.

Por el contrario, machaca al Tottenham en copa de la UEFA en Londres con una presión ofensiva muy adelantada, durante 30-35 minutos en los que la línea defensiva juega muy adelantada. También sucumbiría el Deportivo de la Coruña en Riazor frente a un Sevilla que le pretende achicar espacios y presionar más allá del mediocampo, en un arranque de partido demoledor.

La cuestión, por tanto, no es el posicionamiento replegado o adelantado. El Sevilla Fútbol Club de las anteriores temporadas presiona adelantado o defiende muy replegado sacando grandes resultados en ambas situaciones.

Pero parte de la premisa de jugar casi siempre CON LAS LÍNEAS MUY JUNTAS, con un desarrollado espíritu de solidaridad y con unos muy buenos automatismos de coberturas y permutas. Se juega junto y como equipo, y se adapta la posición en el campo a las demandas de cada partido o situación de partido.

Pero no seré yo el que le de una importancia capital a la distancia entre líneas, Johan Cruyff decía que “El aspecto más importante del fútbol son las líneas. Si ellas no se mueven correctamente, el equipo nunca podrá tener un buen posicionamiento en el campo. Todo es una cuestión de líneas y en cuanto ellas mantengan el espacio entre sí, el equipo se mantiene equilibrado. La distancia máxima a recorrer por cada jugador debería ser diez metros”.

En este aspecto Mourinho dice: “ Un buen posicionamiento defensivo se consigue formando un bloque compacto que pueda jugar con las líneas muy juntas”.

Se pierde identidad defensiva, el rival tiene mayores espacios para jugar, se tiene que defender en más ocasiones uno contra uno y no en superioridad. Y el equipo termina partiéndose en dos, lo que origina dos bloques, uno ofensivo y otro defensivo.

Las consecuencias fundamentales de este aspecto son varias, la presión sobre el rival se vuelve inofensiva y lleva a un desgaste de los jugadores. Hay muchos espacios para jugar por parte del rival, por lo que no robas el balón, y si lo haces es en tu último tercio defensivo con el equipo muy alejado y por tanto no tienes facilidades para sacar el balón de manera aseada desde la defensa.

El otro día pudimos ver que no había juego entre líneas ni escalonamiento de los jugadores, se veía en muchos ataques a Navas y Capel en línea junto a Kanouté y Luis Fabiano. Nadie entre líneas, los 4 jugando en la misma horizontal. El único recurso que te queda es el balón en profundidad y que le ganen su disputa en carrera al rival o bien que reciban de espaldas sin apoyos cerca.

El retorno defensivo no fue muy bueno, la línea de 4 defensiva-creo que en su intención de mantener la portería a cero- mostraba su tendencia habitual en los últimos encuentros a replegar hasta área propia, por lo que un pelotazo del rival ya te llevaba el juego hasta muy cerca de portería y de nuevo los problemas de equipo largo para sacar el balón jugado. Falta de presión más repliegue de la línea de 4 defensas te dejan sin recuperación de balón en zonas adelantadas para hacerte fuerte con tu mejor arma, la transición defensa-ataque.



TRANSICIONES OFENSIVAS

Esta era la mayor arma ofensiva del Sevilla, su transición defensa-ataque era de las mejores de la Liga, e incluso diríamos de Europa. Bloque compacto, con grandes automatismos defensivos, que, cuando roba, sale a una velocidad endiablada a comerse al rival.

En Praga, tras un córner-equipo compacto- salen 5 jugadores en transición frente a tres rivales checos, más la llegada en la conclusión de la jugada de otro efectivo más. Se consigue de esta manera el tercer gol. Cuando el equipo está compacto tiene automatismos muy bien mecanizados para, una vez recuperado el balón, salir al contragolpe sin permitir que el rival tenga opciones de organizarse.

Con una distancia entre líneas tan grande esta gran arma táctica-donde Daniel Alves era posiblemente el jugador más importante, por su libertad para jugar por pasillos laterales o centrales indistintamente- se desvanece. Siempre tienes que lanzar un pelotazo largo a la pelea, no tienes posibilidad de defender bien por lo que no tienes posibilidad de atacar bien.

DEFENSA Y ATAQUE son las dos caras de una misma realidad. Sin calidad defensiva, tu ataque se resiente.



PELOTAZOS

Otro aspecto que leo y escucho es que el Sevilla Fútbol Club ya no juega al pie y lanza demasiados pelotazos. Bueno, hay que recordar que en épocas muy recientes el equipo también utilizaba mucho este recurso. Palop tiene un buen lanzamiento en largo-aunque en alguna ocasión suele errar algún desplazamiento- y que Kanouté, sobre todo, y Luis Fabiano van muy bien a la disputa aérea.

El problema está en que antes, con el equipo compacto, se ganaban más balones divididos. Al ser el equipo muy largo y poco unido el rival se lleva las segundas jugadas. Quizás sea cierto que ahora se ven más lanzamientos- problema de mal escalonamiento, falta de apoyos y de compañeros próximos por la distancia entre líneas-, pero lo que es innegable es que se ganan menos balones divididos y por ahí se acrecienta el problema de ver más balón largo.

No se elabora desde zonas próximas al área rival porque no se gana el rechace y la segunda jugada para empezar a atacar desde zonas adelantadas.

Todo esto es referente a los primeros 55 minutos de partido, en los que se jugó en igualdad. A partir de ahí el Sevilla Fútbol Club se posicionó más replegado y junto y defendió de manera más o menos ordenada. Sobre todo cuando se quedó con 9.

Esperamos que el equipo vuelva a manejar una distancia de líneas adecuada, que se vuelva a ver ese equipo compacto que juega unido.

Lo más positivo fue que de nuevo el equipo mantuvo la portería a 0 y que sigue sin perder, por 4º partido consecutivo, a pesar de acabar con dos jugadores menos

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    No se le puede exigir tampoco al Sevilla ganar la Liga, Madrid y Barça tienen mucho dinero, eso suele conllevar mejor plantilla.

    un saludo, thepremier.blogspot.com

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -