Artículos más vistos

Posted by : Alex González domingo, 6 de enero de 2008

Llega el derbi sevillano bajo unas circunstancias de una gran desigualdad para ambos equipos. Por un lado, el local, el Sevilla Fútbol Club vive sus mejores momentos históricos, mientras que el visitante se encuentra en una situación angustiosa.

Hace muy poco tiempo, en el año 2005, la situación de ambos era muy similar. El equipo de Heliópolis se colaba por delante del equipo de Nervión en un apurado final de liga, arrebatándole una posición en la edición de 2005-2006 de la Liga de Campeones in extremis. Los equipos terminaban 4º y 5º en la clasificación liguera, definida por el golaverage particular. Pero desde ese momento, de extrema igualdad, hasta el día de hoy, el recorrido que han tenido ambas sociedades es completamente diferente.

En las dos siguientes temporadas la desigualdad ha sido absoluta. Mientras el cuadro rojiblanco seguía codeándose por entrar en liga de campeones y ganaba su primera competición continental, el equipo verdiblanco no sabía aprovechar el momento de bonanza que suponía entrar en Liga de Campeones.

Desde la dirección del cuadro sevillista se seguían cimentando las estructuras de una sociedad seria y con proyecto de trabajo definido, los títulos conseguidos así lo demuestran . Se fichaban jugadores que mostraban un alto rendimiento, el equipo iba creciendo en solidez y brillantez y se codeaba en los puestos altos de la Liga con la flor y nata del fútbol nacional. Ahora trata de hacerlo con la Europea, a través de la Champions League. Mientras, desde la dirección bética se seguía demostrando que los éxitos no llegaban a través de un trabajo serio de "scouting" y la inexistencia de estructuras como sociedad. No sabían aprovechar el efecto Champions League para fichar jugadores de nivel. Todo parecía fruto de la casualidad, como se ha demostrado posteriormente.

La gran diferencia entre ambas sociedades se refleja en la política de fichajes que manejan ambos clubes. En el Sevilla, una red de ojeadores trabaja escrutando todo el mercado mundial, se crean diferentes informes que recogen diferentes aspectos-no sólo deportivos- y es la dirección técnica la que ficha según las necesidades que presente el entrenador en cuestión. Existen diferentes opciones para cubrir cada una de las posiciones, aunque como es normal, en ocasiones no se tiene el mismo tino y no todos los fichajes dan un alto rendimiento.


AUSENCIA DE CRITERIO

Sin embargo desde el Betis da la sensación que el trabajo de scouting no existe. Se deja mucha libertad al entrenador de turno para traer a su séquito de jugadores, a los que dice conocer. De esta forma han desestimado fichajes como los de Makaay- en la época de Luis Aragonés- o de Sinama Pongolle- cuando el Liverpool estaba dispuesto a cedérselo-, por citar algunos que el máximo mandatario hizo públicos con gran entusiasmo para corroborar que él dejaba a su entrenador trabajar, cuando los técnicos dijeron que no era lo que necesitaban.

Mis sensaciones son que en el Betis los representantes tratan de colocar en el equipo verdiblanco a sus jugadores, sabedores de los amplios contratos que Lopera está dispuesto a firmar, como búsqueda de amortizar los desembolsos.

El criterio no parece nada definido, no llegan jugadores de calidad, ni que tampoco encajen en una filosofía de juego. El baile de entrenadores es permanente, en poco menos de 18 meses el banquillo de la Palmera ha tenido 5 entrenadores diferentes- Jabo Irureta, Luis Fernández, Chaparro, Héctor Cúper y nuevamente Chaparro desde hace poco tiempo-. Además de encontrarse con la negativa de Marcelino García Toral, que veía en el marrón que se metía y decidió poner pies en polvorosa, antes de enfangarse.


QUEMANDO TU PATRIMONIO

Por este motivo no puedes definir una línea de trabajo a seguir, para dotar de jugadores válidos al estilo que quiere implantar tu entrenador. Salen con tanta velocidad como con la que se queman jugadores como Sobis, el que debería ser el referente claro del equipo, o como lo hicieron Joaquín-el estandarte bético-, Capi o Juanito-que llegaron a ser internacionales-o Vogel-internacional suizo y ex del Milán, recientemente desvinculado del club-, por citar algunos casos recientes.

El trato dispensado cuando los jugadores que quieren abandonar una nave que se va a la deriva tampoco es demasiado cordial, como demuestran las salidas de Joaquín-con su foto en Albacete, tras el sorprendente ofrecimiento de cesión por parte de Lopera al equipo manchego- o la de Ricardo Oliveira-el mejor jugador bético de los últimos años, con mucha diferencia-, al que Lopera amenaza con mandar a jugar en la Liga Rusa.

Todo esto va menguando la imagen de un equipo que, por potencial social, podría estar en una situación mucho más cómoda, como demuestra el Sevilla Fútbol Club, partiendo de una situación muy pareja hace un par de temporadas.


ESTE VERANO, TAMPOCO FUE LA EXCEPCIÓN. OTRO FIASCO.

Los fichajes no eran demasiado llamativos en cuanto a calidad, aunque se podían vender con mucha facilidad. En eso, el presidente bético es único, por algo formó su gran fortuna desde casi la nada, como un gran vendedor. Fichaba jugadores no brillantes, pero con cartel y un perfil más alto, para el aficionado medio y la prensa poco especializada, del que realmente tenían.

Se fichaba a Ricardo, como guardián de la portería. Se le vendía como el gran portero de la selección portuguesa, con una gran repercusión por sus actuaciones en las tandas de penalti en las competiciones internacionales. A los 32 años, buscaba una salida para firmar su último gran contrato como jugador profesional. Pero no es un portero de primera línea, ni mucho menos, que ha magnificado su figura por ser un excelso especialistas en las penas máximas, pero no demasiado llamativo en el resto de facetas del juego. Un portero de nivel medio-bajo pero de alto perfil.

Llegaba Mark González, un jugador que el Sevilla Fútbol Club no se decidió a firmar, tras un decepcionante paso por el Liverpool, como el jugador top para el proyecto actual. Llegaba cedido y manifestando que su intención era usar al Betis como trampolín, sin ningún tipo de tapujos-pero nadie parecía darse por aludido, ni llamarle la atención en esa muestra de menosprecio a la entidad que le paga-. Jugador de finalización, con un gran disparo, que vive del contragolpe pero que no es demasiado currante, ni profundo ni desequilibrante. Diagonal interior con espacios y disparo, pero de nuevo con un perfil alto para el público, y muy inferior a Edú, con quién debería, en teoría, pelear el puesto. Además debemos unirle su historial de lesiones, como jugador no demasiado fuerte desde el punto de vista muscular.

Para la punta de lanza, el jugador elegido para marcar las diferencias era Pavone. Veintiseis años, media temporada llamativa en Argentina, en el aspecto goleador, pero pocas virtudes. Jugador sin demasiado talento, ni desequilibrio en el uno contra uno. Futbolista de poco recorrido, tanto vertical como horizontal, que vive de su potencia corporal y del disparo, pero ausente de velocidad. Jugador de 15 metros, para un equipo que se presume que será contragolpeador y de un repliegue muy intensivo, como fueron siempre los equipos de Cúper. ¿Alguien entiende ese fichaje?. Un rematador de potencia, control y disparo en el área, cuando tu equipo va a jugar muchísimas fases del partido metido en campo propio y que va a vivir ofensivamente de la velocidad en la contra.

Pero nuevamente se le vende como un buen goleador-sólo llamativo en un torneo de 19 partidos en Argentina-.

Marko Babic llegaba con la carta de libertad del Bayer Leverkusen. Esto es un atenuante en su fichaje porque el coste es cero y es un jugador de nivel medio-bajo. Destaca por su calidad en el pase y en los lanzamientos a balón parado-cosa en la que se ha prodigado poco en el Betis-, pero sufre como lateral zurdo porque es lento de reacción y en carrera. Su mejor posición es la de carrilero largo en un esquema 5-3-2, convertible en 3-5-2, con un central que tenga salida clara a banda y trabaje las coberturas. Defensivamente es un jugador desbordable y no se ha mostrado ni mucho menos adaptado. Chaparro lo ha utilizado en algún partido como interior, donde chirría menos defensivamente, pero le falta cambio de ritmo y velocidad para tener desborde. Destaca más llegando por sorpresa. Se le vendió como el nuevo Jarni, por su procedencia croata y su perfil parecido en cuanto a posición, pero a años luz en cuanto a calidad.

Por último, fichajes como el de Lima o José Mari que no han aportado nada como era posible de prever, más el del decepcionante Somoza del que esperaba mucho más después de verlo jugar en Argentina.

Ninguno de los recién llegados ha sido capaz de marcar las diferencias, casi ninguno ha sido ni siquiera capaz de ganarse el puesto, salvo Ricardo. Pero aquí no hay discusión posible, no tiene con quién rivalizar, porque Doblas demostró la temporada pasada ser un portero bastante mediocre, que engorda su valoración con una gran capacidad para el 1X1 y en los penaltis, pero deficiente en el resto de aspectos.


CHAPARRO, EL MOTIVADOR

Ha vuelto Chaparro para entrenar al equipo, después de ser el salvador en el Sardinero de Santander la pasada campaña. El equipo estuvo muchos minutos descendido, pero un gol en el 80 de Edú consiguió que salvaran la categoría. Después llegaría el 2º para terminar de tranquilizar los ánimos.

Tras el paso tremendamente decepcionante de Héctor Cúper, Lopera le ha dado el mando en plaza. Desde su llegada ha trabajado fundamentalmente en el aspecto motivacional y de momento las cosas no le han ido del todo mal desde el punto de vista de los resultados. No conocen la derrota desde que el trianero ocupa la plaza de entrenador.

No se puede decir que el equipo haya mejorado de manera significativamente su juego posicional, pero al menos ha crecido defensivamente. Ha pasado a encajar menos goles, pero hizo partidos muy decepcionantes en ataque en Villarreal-donde mereció salir goleado- o Valladolid-donde el equipo pucelano fue superior-. Le costó mucho trabajo remontar el partido a un Almería con 9 jugadores, por dos expulsiones, y sólo ha vencido con claridad al Elche en Copa, aunque, por lo que cuentan las crónicas, sin demasiada brillantez.

Dice que utiliza un esquema 4-3-3, aunque mis sensaciones es que se parece más aun 4-2-3-1 porque tira de repliegue defensivo. Ha mejorado en intensidad defensiva y ha conseguido que el equipo juegue con mayor concentración. Ahora alienta a los suyos esperando que se comporten como once lobos en el derbi del domingo. Utiliza proyecciones de imágenes y canciones de carácter motivacional para que sus jugadores se muestren extra motivados y salgan a por todos en el derbi.


PROBLEMAS EN LOS LATERALES

Llega el derbi y el equipo heliopolitano se presenta con sus dos laterales habituales fuera de combate, Ilic en la derecha y Fernando Vega en la izquierda. Tampoco podrá contar chaparro con Babic, baja de última hora. Eso supone un serio quebradero de cabeza para el técnico bético.

Tendrá que utilizar soluciones de emergencia para cerrar los pasillos más peligrosos del Sevilla. Lo normal es que jugara Damiá en banda derecha, un jugador que ha estado martirizado por las lesiones y que destaca más ofensiva que defensivamente. Aunque es rápido y fuerte. Las dudas vienen sobre todo en izquierda, donde quizás pudiera jugar Melli como solución improvisada. A mí no es un jugador que me haya encandilado nunca, menos en posiciones de lateral. Puede sufrir muchísimo si finalmente ocupa cualquiera de los dos laterales por su agresividad, pronto podría estar cargado con una tarjeta.

El Sevilla Fútbol Club puede sacar mucho provecho de las ausencias en bandas de los jugadores habituales del rival. Estamos viendo a un Navas con mayor producción ofensiva, aunque Adriano sigue sin mostrarse a su mejor nivel. En el cuadro verdiblanco se trabaja de forma urgente para cerrar sobre todo el pasillo derecho del Sevilla.


REPLIEGUE DEFENSIVO Y CONTRAGOLPE

Así espero que se presente el Betis en el Sánchez Pizjúan. Con las líneas replegadas y jugando junto. La pareja de centrales parece que será la formada por Rivas y Juanito, aprovechando su experiencia y beticismo para esta cita. Una pareja que se muestra más cómoda replegada y con las líneas juntas y que domina el juego aéreo, pero que sufre en el cambio de ritmo y con velocidad de los puntas rivales.

Por delante dos trotones se presumen como los que formen el doble pivote, Arzu y Rivera. Rivera más dinámico defensivamente, mejor en la presión y Arzu más duro y expeditivo en el uno contra uno, pero menos rápido y móvil. Una pareja que puede sufrir si alguien consigue jugar a su espalda y entre líneas y sobre todo si el Sevilla consigue abrir distancias en el marcador, porque no anda muy sobrada de capacidad de distribución. Lo normal es que busque la falta táctica muy rápido para evitar la transición ofensiva del Sevilla.

En el enganche Capi, el mediocampista de más talento y criterio. Bueno en las transiciones y con disparo, el hombre clave desde el punto de vista ofensivo para otorgar salida al equipo. Habrá que vigilar su movilidad, intentará jugar mucho entre líneas.

Pienso que Chaparro se decidirá por M. González, Edú y Sobis buscando gol y velocidad en el contragolpe, como hombres más ofensivos. Cualquiera de las otras opciones de ataque, Pavone, Xisco o Caffa, disminuye la velocidad en el contragolpe y aporta menos trabajo defensivo del que pueden realizar Sobis o Edú.

Junto a Capi, los tres hombres elegidos, dos en bandas, que se presumen son Edú por derecha y Mark González por izquierda. Jugadores de llegada, a los que les gusta más la diagonal hacía adentro, el juego entre líneas y la llegada de segunda línea que buscar la profundidad y la amplitud por bandas. Al chileno le hemos visto muchos partidos en Inglaterra con poco bagaje defensivo, perezoso en el retorno para ayudar a su lateral, aunque le van a exigir trabajo si es de la partida. En más de una ocasión va a llegar tarde a la ayuda y Daniel Alves le debería ganar la partida en ambas áreas.

Arriba lo normal sería ver a Sobis, por calidad, talento y velocidad. En su defecto, la presencia de Pavone sería una bendición. Fuera del área su aporte no es muy significativo, salvo las disputas aéreas.

Como opciones menos probable aparecen Xisco-cualquier posición en bandas o punta del ataque- o Caffa-posición de banda izquierda-. Pero es dudable su presencia por la falta de velocidad en conducción y en el contragolpe.

El balón debería ser del Sevilla con mucha holgura, que deberá administrarlo bien, con paciencia y fluidez ante un Betis que tratará de bajar el ritmo de juego y propiciar un partido cerrado, con muchas interrupciones para que no tenga excesiva continuidad.

La diferencia entre los dos equipos es importante, por lo que el Sevilla Fútbol Club se presenta como favorito, aunque un derbi siempre es un partido tremendamente especial.

Nada más, espero que los Reyes Magos de Oriente os hayan traído muchas cosas y que esta noche traigan el último regalo a los sevillistas en la Bombonera...

Vamos mi Sevilla, vamos Campeón...

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -