Artículos más vistos

Posted by : Alex González jueves, 24 de enero de 2008

Jesús Alvarado se "me ha adelantado". Cuando iba para la facultad para hacer un examen, puse la radio en el coche y conecté, en una pausa de La Tertulia de Sevilla Fútbol Club Radio, con la Ser en su programa local. Y la única información que dieron del Sevilla Fútbol Club, pese a la rueda de prensa de Maresca, es la noticia de que el Tottenham había llegado a la Final de la Curling Cup. Me entró fatiga. Tuvieron orgasmos con cada frase del entrenador de la Mancha. Qué de elogios, qué deleite con el míster... Qué vergüenza de radio. Sólo dije una cosa, seguro que me entendió el del coche de "al lao": HIJOS DE PUTA.

¿Por qué no hablan del Sevilla Fútbol Club en condiciones? ¿Qué les molesta hablar de mi club, de nuestro club? ¿Por qué el Betis va a conseguir la permanencia seguro y el Sevilla Fútbol Club no se sabe si ni siquiera se queda en primera...?

Lo gracioso es que la noche anterior, después del partido de la Curling Cup, entrevistaron a Marcos Álvarez en "El Pelotazo", un programa que me gusta porque me hace mucha gracia pero que no soporto en sus "momentos de catetos" con sentimiento madridista o barcelonista... ¿Por qué Marcos Álvarez? Ya no tienen nada que ver, ni él ni su "maestro" carnicero, con el Sevilla Fútbol Club, el equipo más Grande de Andalucía y, por tanto, de la Ciudad de Sevilla. Respeto, por favor.
Respeto de toda España, pero especialmente de la asquerosa prensa sevillana y andaluza. Muchas veces leo a Jesús Alvarado y digo "qué exagerao", "qué pesao con la prensa", pero, JODER, es que tiene razón. Esto es un infierno ya. No hay quien lea la prensa sin cabrearse...

Vale que Juande Ramos es excepcional. Único. Anoche demostró en Inglaterra su calidad como entrenador. Pero ya está. Que le den a él y a todo el Reino Unido si hace falta. El Sevilla Fútbol Club son Manolo Jiménez y todos sus jugadores.

Basta.

De todas formas, hay que decir que Juande Ramos está haciendo lo mismo que hacía en el Sevilla Fútbol Club. Anoche, atacado por los nervios antes del examen de esta tarde (el resultado no lo voy a decir...), me puse a ver el partido que echaron por La2. El partido de vuelta de las semifinales de la "Curling Cup" en White Hart Line. Se disputaba la última entrega del "North London Derby", el clásico del Norte de Londres. El Tottenham humilló a su más eterno y odiado rival de manera aplastante. El Arsenal sucumbía por 5-1 frente a un ciclón llamado Tottenham Hotspurs.

Fueron cinco, pero la goleada pudo ser mayor, no me quedo corto si digo que el resultado pudo estar cerca del 7 u 8 a 1. Y eso que el equipo de “Los Gallos de Pelea” levantó el pie del acelerador en el minuto 60, tras convertir el 4-0.

El Arsenal tiene atenuantes, no presentó su mejor 11, como es habitual en las competiciones coperas, con jugadores como Kolo Touré, Gael Clichy, Fábregas, Rosicky, Adebayor, Flamini, Dudú Da Silva o Van Persie fuera del equipo inicial. Pese al gran baño recibido, el equipo de Wenger mostró una vergüenza torera más que alabable. Aún estando 4-0 abajo, el técnico francés introdujo en el campo a dos delanteros, Adebayor y Da Silva, para cortar la hemorragia y tratar que las sensaciones finales fueran menos negativas. Incluso los jugadores entendieron el mensaje y siguieron tratando de maquillar el marcador.


UNA VERSIÓN DEL SEVILLA PODEROSO

Eso fue lo que mostraron anoche los Spurs. Su funcionamiento colectivo recordó mucho al 4-4-2 del Sevilla Fútbol Club. Su nivel de intensidad y de implicación fue, como poco, similar al del equipo de Nervión en sus mejores tardes.

De salida, equipo de gala, tras la poca confianza de Juande en Robinson y la ausencia obligada de Zokora por la Copa de África. Formaron el once inicial:

Cerny, Chimbonda, Dawson, L. King, L. Y. Pyo; Lennon, T. Tainio,Jenas , Malbranque; Keane, Berbatov.
El comportamiento defensivo del equipo fue extraordinario, sin conceder casi ocasiones al rival. La distancia entre líneas fue milimétrica, manejada de manera sublime para no permitir el juego interior característico del Arsenal. El retorno defensivo en la transición ataque- defensa fue realizado por todos los jugadores. Trabajo excepcional a banda completa el que realizaron los dos hombres de banda, teniendo presencia en ambas áreas.

A eso le tenemos que unir el trabajo de presión y de apoyos defensivos que realizaron tanto Berbatov como Robbie Keane conformando un equipo junto con muchos jugadores por detrás del balón y sin conceder opciones claras de contragolpe al rival. Además vimos conceptos tácticos defensivos muy usuales en el Sevilla Fútbol Club, como los laterales cerrados y la defensa de los interiores sobre la banda o el seguimiento en la marca de los centrales cuando un delantero entraba en una zona entre líneas. Marcaje zonal en los lanzamientos de balón parado con un enorme poderío aéreo en el equipo.

Todo esto aderezado con una gran intensidad en las marcas, búsqueda de anticipación, coberturas y equipo con gran basculación. Siempre que algún rival dejaba atrás a un jugador del Tottenham, aparecía otro u otros. No permitían disparos lejanos saliendo al poseedor del balón.

¿Y en ataque? La locura, velocidad endiablada, llegadas al área en tres toques, verticalidad absoluta. Lennon siendo la versión supersónica de Jesús Navas, Berbatov la versión blanca de Kanouté-incluso diría que mejorada, que crack este búlgaro-, Robbie Keane todo y más de lo que esperábamos de Kerzhakov. Jermaine Jenas mostrándose imperial en mediocampo y con un recorrido ofensivo imponente.
Todos los futbolistas de ataque interpretaron su guión como lo hacían los sevillistas, pero con mayor velocidad en su carrera, son igual de precisos pero más rápidos corriendo, lo que mejora las prestaciones del equipo.

Este Tottenham de anoche mostró ese hambre del mejor Sevilla Fútbol Club, que no para aún con el partido resuelto y sigue martilleando la portería rival, con una transición defensa-ataque de máxima velocidad y precisión. Dos córners en área propia acaban con el Arsenal sacando de centro tras dos contragolpes de obra maestra (muy distintos a los que saca Jesús Navas), ejecutados a una velocidad y precisión pocas veces vista.

Sólo les faltó un Daniel Alves, porque Chimbonda no lo es, no proporciona juego por los pasillos centrales ni maneja la transición ofensiva como el brasileño. Pero con el juego de espaldas de Berbatov y la movilidad de Malbranque tienen más que garantizada una salida de balón frente a la presión rival.

Hay que incluir que el equipo debía tener una prima impresionante. Todos sabemos el nuevo "Magnate" del Tottenham cómo se las gasta con "la libra" y con el "euro" y es muy suculento llegar a la Final habiendo vencido al Arsenal. Sobre todo si tienes un entrenador ilusionado y "bienpagao" como es el castellano. No voy a seguir por este camino.


SIN DEBATES
En ningún momento debe establecerse un debate entre quién es mejor como entrenador, si Juande Ramos o Manolo Jiménez. Cada persona tiene un "mini-entrenador" en su interior y opina de una manera u otra. Es momento en el que el sevillismo debe estar unido. Todos con Manolo Jiménez, pese a no opinar como él. Aunque no te guste como "juegue" los partidos, este es el entrenador del Sevilla Fútbol Club. Ánimo. Venga arriba. Unidos, hay que ir a por plaza Champions y cumplir todos los objetivos propuestos. Sí o sí, como decía nuestro Presidente.


¿Y ahora qué? Pues ahora a por el Osasuna, siguiente rival. A sumar puntos, a por la cuarta plaza, a por la Champions. Esto es así, hay que seguir luchando, tengas al Comandante que tengas, esta es tu bandera, esta es tu Patria, lucha por el Sevilla Fútbol Club.
No hay Copa del Rey. Pues a olvidarla.
Fenerbahçe en la Copa de Europa, pues a por ellos, pero cuando toque. Ahora el Osasuna.

Unidos. Juntos. Victoria.

Vamos mi Sevilla, vamos campeón...

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -