Artículos más vistos

Posted by : Alex González martes, 4 de marzo de 2008

Hubo un día en el que José Luis Gallegos y otros emprendedores fundaron un sentimiento. Les llamaban locos por embarcarse en ese deporte desconocido y vulgar. Hubo otro día en el que un joven letrado de prestigio estableció esa pasión en el barrio de Nervión. Ponía en juego su propio patrimonio para hacerlo. Hubo otro día en el que 35.000 personas en pleno mes de agosto se tiraron a la calle para evitar un injusto descenso administrativo. Hubo otro día en el que un osado presidente dijo que 42 millones de euros de deuda eran calderilla y que lucharía por hacer un Sevilla campeón. También le llamaban loco.

Ha habido muchos días de ese tipo que vislumbran una única conclusión: más allá de la pasión sólo está el Sevilla FC. Los caminos del raciocinio terminan en Nervión. Allí surge esa locura, ese sentir genuino, esa condición diferencial, esa distinción ante el resto. Es en Nervión, en el Sánchez Pizjuán donde el sentido carece de rumbo. Es Nervión una especie de parque de atracciones donde la ilusión se dispara, donde nadie, jamás, bajo ningún concepto, se rinde, donde la palabra nunca no existe, donde lo imposible puede hacerse real, marco ideal para históricas remontadas, para darle la vuelta a la eliminatoria enrevesadas como la de esta noche.

Puede que los turcos griten más alto, puede que ellos tengan la fama, puede que sea así. Seguramente lo sea. Puede que aquello sea un infierno. Pero ellos no gozan de esa bendita locura de ser sevillistas, ellos ignoran que cuando Nervión alza la voz el mundo se detiene. Habrá que demostrárselo, como ya ocurriera con el Lille, con el Schalke o con Osasuna. Habrá que hacerles entender que en ocasiones es imposible poner diques a las turbulentas aguas de la pasión sevillista. Toca día de batalla, día de cólera, día de casta, coraje y pundonor, día de ardor y furia, día de remontada... Que todo el mundo se prepare ante un nuevo día para la épica, día para poner a hervir el Ramón Sánchez Pizjuán. Día para que Nervión sea un brasero en el que se achicharre el rival. Día para las gestas, para demostrar a Europa lo que se puede cocer en Nervión si se condimenta con los ingredientes adecuados. Sí, puede que ellos griten más y mejor, pero ellos no están locos, ellos no son sevillistas. Día para el orgullo de Nervión.

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -