Artículos más vistos

Posted by : Alex González domingo, 22 de junio de 2008

Italia el rival en cuartos. En primer lugar, será menos poderosa con la ausencia de Pirlo, el eje constructivo del equipo Azzurro. Solo un aspecto es extraño, esta Italia muestra mejores conceptos ofensivos que defensivos. Parece más asociativa en ataque que solvente defensivamente y vive en muchos momentos de la grandeza defensiva de Danielle De Rossi, el escudero de todos cuando Italia no tiene la pelota, y de la calidad de Giggi Buffon en portería.

¿QUIÉNES JUEGAN? ¿ CÓMO SE POSICIONAN?.

Hay varias incógnitas en el 11 italiano. 8 jugadores son fijos, Buffon en portería, la línea de 4 defensas formada por Zambrotta, Panucci, Chiellini y Grosso, Danielle De Rossi por delante de ellos y los atacantes Luca Toni y Cassano. A partir de ahí diferentes alternativas y nada claro a priori, primero en posicionamiento y después en cuanto a nombres.

Donadoni ha utilizado varios posicionamientos en los partidos, incluso alternándolos en el transcurso de los mismos. Contra Rumania comenzó con un 4-4-2 y un mediocampo dispuesto en el cuadrado mágico para después cambiar a un 4-3-3 con doble pivote y Camoranesi jugando por detrás de Luca Toni. Contra Francia utilizó el clásico esquema de Calcio italiano 4-3-1-2, con Perrotta a la espalda de los puntas y acabó jugando un 4-3-3 convencional, con “trivote” en mediocampo. Italia domina diferentes dispositivos posicionales y los adapta a las situaciones de partido. Aunque tiene patrones de juego más o menos claros independientes del posicionamiento, pero cambian algunos detalles potenciando la creatividad en el juego, dando mayor velocidad al ataque o dotando de protagonismo a una mayor presencia en la segunda jugada y en el área según el dispositivo posicional elegido.

A partir de esto las dudas son grandes para conocer quienes juegan. Ambrosini parece casi fijo para hacer el papel de Gattusso, ser la ayuda de Danielle De Rossi en el aspecto defensivo, perder poco la posición en ataque y ayudar a cerrar uno de los perfiles laterales, además de ser otra preocupación a balón parado. A priori debería jugar también Aquilani junto a su compañero de club, toda vez que hemos visto en los dos últimos encuentros actuar a Pirlo con Danielle y el romanista se presenta como el sustituto de mayor similitud en el perfil. Aquilani da alternativa al comienzo del juego para que no recaiga toda la responsabilidad en De Rossi y proporciona disparo lejano poderoso, talento en el desborde y velocidad en la transición.

La presencia de Perrotta en el 11 potencia la presión en primera línea y la llegada de segunda línea al área, jugando a la espalda de Toni. Camoranesi podría ser una apuesta casi acertada para partir de titular por su calidad en el balón parado remplazando a Pirlo, sancionado, en este aspecto. Su posición de partida una incógnita, pudiendo jugar por fuera para hacer pareja con Zambrotta, tanto en ataque como en defensa, o por dentro apretando en la presión adelantada.

La última opción que se vislumbra es el jugador de Udinese Di Natale, su presencia desplazaría a Cassano a posiciones más centradas o de banda derecha y tendría que ver con una apuesta para cargar contra Sergio Ramos en el 1 contra 1 y proporcionar velocidad en la transición ofensiva.

De estos 5 jugadores, tres serán los elegidos. La elección tendrá que ver con algunos detalles que nos dejará el juego italiano aunque no modificará los patrones principales del equipo de Donadoni.

ATACANDO SUS ARGUMENTOS SON CLAROS

Una referencia absoluta, Luca Toni, y un verdadero dolor de cabeza para España. La ausencia de Pirlo relaja un poco el problema porque el milanista ha sido el mejor asistente del jugador del Bayern en lo que va de torneo.

Uno de los automatismos básicos del juego azzurro es el balón directo sobre Toni, a partir de él se adelantan líneas y se trabaja la segunda jugada. Hay opción para la prolongación, pero en este caso se debe a que Italia ha conseguido tener salida limpia de balón y ha adelantado líneas. Si los italianos buscan romper la presión rival adelantan líneas a partir de Toni y comienzan a partir de él el juego ofensivo. En este caso Luca busca bajar la pelota o la dejada a un compañero que viene a recibirla, como puede ser Perrotta, Camoranesi o Cassano.

Pero el juego de Italia no se queda ahí. Otro aspecto importante del ataque azzurro son sus laterales, los que verdaderamente dan amplitud y profundidad por los costados al juego (aquí Donadoni es muy italiano en su propuesta, no es tónica general, más bien todo lo contrario, que haya jugadores de banda en mediocampo en equipos del Calcio). En juego posicional ha sido bastante normal ver a los dos, Zambrotta y Grosso, en campo rival, cerca de tres cuartos de cancha contraria conjuntamente, aspecto que es habitual en algunos equipos de la Serie A como Milán o Inter como máximos exponentes.

Dos son los mecanismos básicos para suministrar el juego a los defensas en sus aventuras ofensivas. Por un lado está el desplazamiento en largo, casi siempre diagonal, de uno de sus mediocampistas. La ejecución es diferente según el perfil, Grosso ataca muy bien el espacio, es muy profundo y llega hasta casi línea de fondo; Zambrotta no necesita tanta profundidad, centra con calidad desde posiciones no tan avanzadas.

El otro mecanismo para potenciar el juego de bandas es la asociación de Cassano con el lateral. El exmadridista aparece alternativamente por los dos costados y se ve doblado por los laterales con los que combina muy bien. Seguir la disposición del delantero de la Sampdoria es sinónimo de cual será el perfil elegido para buscar la profundidad. En caso de presencia de Camoranesi en banda, este si suele conducir en ocasiones por el perfil exterior y forma una pareja con un Zambrotta que dobla bien al juventino.

Las opciones de remate más peligrosas son dos fundamentalmente, Perrotta, si juega, ataca desde segunda línea y al primer palo o punto de penalti. Sin embargo Luca Toni, la gran opción de remate, prefiere el desmarque al lado débil esperando el centro pasado. De momento no tiene suerte el tanque italiano de cara a portería, pero en cualquier momento es capaz de despertar la bestia que lleva dentro. También a vigilar los desplazamientos en largo a la espalda de la defensa, Luca baja el balón como los ángeles y una vez ganada la posición la solución es que tu portero achique o que caiga el penalti.

En caso de jugar Di Natale este tendrá capacidad para asociarse con Grosso y buscar un 2 contra 1, contra Sergio Ramos por ese perfil. El jugador de Udinese es muy rápido, juega bien al espacio y tiene tendencia a tirar la diagonal interior lo que abrirá el carril para las cabalgadas de zancada elegante de Fabio Grosso desde el lateral. Además Di Natale será otra opción de remate más.

El papel de Cassano no se reduce al juego entre líneas cayendo a los costados, también aparece entre líneas o parte desde banda para buscar la diagonal. Desde allí espera sus servicios Luca Toni, el final de casi todo el juego italiano, o llega el disparo gracias a su calidad en la conducción y los amagos.

¿Y del balón parado qué decimos? La ausencia de Pirlo es importante, tanto en lanzamiento directo como lateral. Eso hace ganar enteros a Camoranesi en la titularidad. De Rossi generalmente se queda a cerrar en defensa por lo que es un problema menos, aún así quedan muchos argumentos para los azzurri, Panucci busca generalmente primer palo, Luca Toni punto de penalti o segundo palo y Chiellini el segundo palo. Repasen el gol contra Rumania, así son casi todas las jugadas desde la esquina.

LOS PROBLEMAS ITALIANOS, ¿DÓNDE ESTÁN?

La Italia de Donadoni viene influenciada en el plano defensivo por herencia de Sacchi a Roberto Donadoni, el actual seleccionador azurro fue uno de tantos discípulos de Arrigo que ahora se sientan en los banquillos, pero no termina de dominar los aspectos del genio de los 80 y 90. Observamos presión en primera línea de los italianos en algunas fases de los partidos, ahogando fuerte la salida de balón del contrario, mucha basculación sobre el lado de la pelota para reducir espacios y adelantamiento de la línea de presión cuando el rival recibe de espaldas en mediocampo o hay un pase hacia la línea defensiva del rival.

Hombre importante en este aspecto, como en muchos de los patrones defensivos, es Danielle de Rossi (un mediocampista imponente, a ciencia cierta el mejor del mundo por su dominio de casi todas las facetas del juego en esa posición). El primer problema que se atisba es su salida a la presión sobre el poseedor de la pelota cuando recibe de espaldas. Aparece un agujero en su espalda que nadie protege con una línea defensiva que en muchas ocasiones no acompaña la subida del mediocampo.

Hemos visto a un Zambrotta que juega más en línea con De Rossi que con Panucci, buscando al rival entre líneas, y a un Chiellini muy propenso a acularse para proteger la portería. Aparecen espacios porque hay escalonamiento en los defensas italianos y en muchas ocasiones juegan en línea de 3 porque Zambrotta no termina de acostarse en paralelo a sus compañeros. El trabajo de coberturas tampoco es solvente. Les cuesta a los centrales, Panucci y Chiellini, salir a bandas. Por la izquierda el imponente trabajo de Danielle De Rossi salva la espalda de un dubitativo Grosso defensivamente, llegando casi siempre a las ayudas antes que el central de la Juventus. Por la derecha el trabajo de Gattusso o de Camoranesi ha tapado las deficiencias posicionales de Zambrotta.

Sufren muchos los italianos con los cambios de orientación, les cuesta bascular rápido porque cierran todos mucho en el lado fuerte del juego, prácticamente en la mitad del ancho del campo. No hace falta precisión en el desplazamiento en largo, basta circular con rapidez de lado a lado del campo para que el jugador de banda pueda jugar 1 contra 1 sin ayudas frente al lateral italiano.

Esta es la Italia que hemos visto en esta Eurocopa. ¿Podemos? Como dirían los de Cuatro. De momento los tres primeros de grupo que ya jugaron no pudieron.

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -