Artículos más vistos

Posted by : Alex González miércoles, 3 de febrero de 2010

Mañana tengo un examen y no tengo tiempo ni de soñar ni de escribir lo que sueño en el blog. Así que os pongo el artículo que ha colgado la web oficial del club para que la afición esté a muerte esta noche con el equipo:

1377 días han pasado desde que el inolvidable Antonio Puerta llevara con su zurda a la gloria a cientos de miles de gargantas, 1390 desde que Luis Fabiano gritara gol en Eindhoven y al sevillismo le embargara la indescriptible emoción que reporta el éxito. 1390 días, también, desde aquel doblete de Maresca y del ramache de Kanouté, de Javi Navarro levantando la UEFA al cielo de Holanda, el primer título casi 60 años después. Nervión se desquitó, entonces, de sus miedos y abrazó los más amplios desafíos. Peleó por todo y ganó casi todo. Se creyó invencible pero el fútbol demostró que no siempre se puede reinar.

Sin embargo, el fútbol también da revanchas. Y hace justo 337 días Nervión pensó que volvería a verse en una gran cita, que San Mamés sólo sería una escala más en su camino hacia un nuevo título, que el brillo de las estrellas podría con el a priori inferior equipo vasco... Pero entonces llegó la catástrofe, porque la furia del Athletic pasó por encima del equipo de Jiménez.

De aquellas cenizas resurge ahora una nueva ilusión. Ese Sevilla golpeado por el coraje de los vizcaínos se ha levantado y se ha plantado en otra semifinal. Sólo los grandes se levantan. Y el Sevilla está de nuevo ahí, con la lección bien aprendida, en una cita de altura, de esas que no sólo se ganan con grandes jugadores. No. Los grandes partidos se resuelven también con alma y pasión. Los grandes partidos se ganan desde las entrañas, con casta y pundonor, con denuedo y valor, con determinación incorruptible hacia el triunfo... Y, sí, en el Ramón Sánchez Pizjuán está noche se juega un gran partido.

Como hace 1377 días ante el Schalke, como hace 999 contra Osasuna, Nervión tiene que rugir y conjurarse para una nueva gesta... No juegan once contra once, no pueden jugar once contra once. Esta noche Nervión y sus 45.000 almas tienen que saltar al campo y apoderarse del balón, la hinchada tiene que levantar la bandera de la pasión sevillista y gritar al ataque con los ojos inyectados de fervor, con la fe del guerrero insaciable, del que nunca cree en el fracaso. Sí, esta noche la afición tiene que bombear los corazones de los once que portan el escudo del Sevilla FC, hacerles sentir invencibles, llevarles de la mano hacia el mayor de los triunfos... Noche de las grandes, noche para jugar a fútbol con arrebato y delirio, noche para la épica si se requiere la épica... Noche en la que no se puede fallar. Otra vez más, una nueva gran noche. Otra vez más, los latidos del Ramón Sánchez Pizjuán resuenan por un sueño. Hora de latir, hora para el orgullo del Sevillismo, hora para que Nervión hable y grite por un sueño, para que el Getafe tema por lo que tiene en frente... La final está cerca y hay que agarrarla. ¡A por ella!

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -