Artículos más vistos

Posted by : Alex González martes, 15 de febrero de 2011

Sir Ernest Shackleton demostró que ante el reto y la adversidad el éxito de un equipo depende enormemente de su coeficiente de optimismo, entendido como el número de optimistas que hay en un grupo dividido por el número de personas del grupo.

Shackleton, que se está convirtiendo en un icono de liderazgo en tiempos de crisis por la gestión que realizó de su aventura polar, rescató con vida a toda su tripulación después de más de 20 meses atrapados en el hielo y seleccionó al equipo del Endurance, con quien escribiría una de las mayores epopeyas del último siglo. No sólo por sus competencias para la aventura, sino por su capacidad para aportar entusiasmo y optimismo al grupo durante las largas noches antárticas y los interminables momentos de espera.

La dificultad de la situación económica actual para la mayoría de las empresas permite observar con mucha claridad la cantidad y la calidad de optimistas que hay en una organización. Los datos de un avance del estudio del Observatorio de Comportamiento Humano en la Empresa (OCHE), realizado sobre más de 300 directivos que trabajan en España, reflejan que en el actual ambiente, cada vez más desfavorable, el 64% de los consultados afirma con rotundidad que su empresa se verá reforzada por la crisis financiera actual. Según esos datos, podríamos dar al directivo español un aprobado en optimismo. Pero lo cierto es que para favorecer el éxito del equipo no vale cualquier tipo de optimismo.

A partir de las investigaciones de la psicología positiva, encabezada por Martin Seligman, se ha conformado una corriente de pensamiento denominada optimismo inteligente, que el profesor, y extraordinario conferenciante Luis Galindo contrapone al concepto de optimismo ñoño, que afirma que no pasa nada, que si pasa no nos afectará, que si de alguna forma nos afecta todo se arreglará, y que si no se arregla las consecuencias no serán para tanto.

El optimista ñoño tiende a negar la realidad, le molestan los pesimistas que se empeñan en destacar lo que no funciona, porque en su opinión eso sólo empeora las cosas, y confía en que el paso del tiempo arreglará por sí mismo la situación. Por el contrario, el optimista inteligente ve la realidad y es capaz de reconocer lo que no funciona, al mismo tiempo que toma conciencia de su capacidad para cambiarla a favor de sus intereses. El optimista inteligente tiene una cualidad singular: es capaz de ver lo que hay que cambiar sin dejar de valorar lo que tiene, lo que es y todo aquello de lo que disfruta.

Ante una situación como la actual, el pesimista busca culpables, vive en el lamento, se queja frecuentemente y tiende a la inactividad. Por su parte, el optimista ñoño está de mucho mejor humor, tiene un punto de espiritualidad pasiva, cree en la providencia y en la inteligencia del sistema para salir de una situación que no quiere ver y no suele aceptar decisiones difíciles para resolver una situación que no ha aceptado. Por el contrario, el optimista inteligente mira la situación como un nuevo escenario en el que sabe que el resultado final depende de él y se coloca internamente en la mejor posición para afrontarlo. El optimista inteligente es reflexión y acción orientada al cambio.

Seligman y los científicos de la psicología positiva han venido a demostrar que, en última instancia, cada ser humano elige su nivel de optimismo, lo que nos hace personalmente responsables del mismo. A partir de aquí tenemos decisiones que tomar a nivel individual. La primera es de qué grupo elijo ser; segunda, cuantos pesimistas y optimistas ñoños me puedo permitir en mi equipo y, tercera, si soy de los optimistas inteligentes, cuál es mi mejor jugada ante la situación actual.

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -