Artículos más vistos

Posted by : Alex González martes, 22 de febrero de 2011

Esta noche parto para Oporto en el autobús de la peña Tito Poulsen. Salimos de Gol Sur a las doce en punto con más ilusión y más ganas de pasárnoslo bien.

Ayer leí que no íbamos a estar solos, cerca de mil aficionados sevillistas compraron una entrada para acompañar al equipo en el Estadio del Dragón. Un estadio del que hablaremos próximamente en el blog de GRANDES ESTADIOS que hace tiempo no continúo, lo dejé en el 2007 con el Estadio en el que rie mi corazón...

El resultado es malísimo, derrota y dos goles del Oporto fuera de casa. Nos obliga a meter dos goles, sea como sea. Aún así, tras la mejora en el nivel de juego y las buenas expectativas que crea el margen de mejora del equipo, los aficionados, en su mayoría, piensan en una posible remontada, lo que convirtiría la eliminatoria en la mejor eliminatoria europea del año, por encima de la mayoría de los choques de Champions League.

Esta tarde escuché en Canal Sur que esta es la única forma en la que el Sevilla Fútbol Club puede conseguir un Título este año, como si fuera una obligación... Qué grande, el Sevilla se ha convertido en un equipo de esos a los que se les impone el ganar un Título, automáticamente, desde el principio de temporada.
Algunos llamaron fracaso a la eliminación contra el Real Madrid en la Copa del Rey. Y, evidentemente, es un fracaso el no conseguir competición europea para el año que viene. A tres puntos estamos ya del Español, que empieza a decaer un poco tras su periodo en las nubes (llegó a estar tercero en la tabla).

La Europa League, que antes se llama "la UEFA", es la competición que empezó a darnos la gloria, la primera de las finales que llenó nuestra Ciudad de rojo y de blanco, que puso a España entera a nuestros pies.

Sabiendo esto, ¿qué habría que hacer mañana? -aunque para mí será esta noche...-, pues disfrutar. Disfrutar como un enano viviendo una ronda maravillosa de nuestra querida UEFA, disputar a muerte y ver cómo el equipo más ofensivo de Europa se echa atrás para replegarse ante el ataque sevillista. Eso es lo que hay que hacer, disfrutar, y aunque perdamos la eliminatoria, me quedo con las palabras del técnico del Oporto, Villas-Boas, que dijo: "Pensar que nosotros somos favoritos sería un grave error".

Grande, eso es el Sevilla Fútbol Club en la UEFA y, aunque pasemos una muy mala racha (que ya quisieran mi mala racha otros... o por lo menos cobrar), nuestro club es respetado en esta competición.

Con eso me quedo.

En lo meramente deportivo, Manzano quiere hacer del Sevilla un equipo de posesión de balón, que pase mucho tiempo con el balón controlado y con cierta apariencia ofensiva. La realidad es que no ha terminado de conseguirlo porque no se ha visto capaz de lubricar un buen engranaje para el juego del equipo.

Quizás con la llegada de Medel y Rakitic, consiga que el equipo no se parta en dos y que se empiece a intimidar al contrario. Los rivales sevillistas se ajustan a un plan que se fotocopia partido a partido. Le ceden la iniciativa al cuadro de Nervión ante su incapacidad para hacerse peligroso desde la circulación de pelota. A eso le unen una fuerte actividad defensiva y velocidad a la contra con pocos efectivos. Si necesitan el balón, suben líneas, aumentan su nivel de activación y apagan completamente las ideas de nuestro plantel.

A base de intensidad y calidad conseguimos sacar algunos puntos, pero no se termina de acertar defensivamente ni somos ordenados ofensivamente. Cuando bajan estos dos aspectos del juego, importantes y trascendentes pero que no pueden ser día a día los únicos recursos, sucumbimos ante la impotencia de no tener un plan de actuación.

En el tramo de competición en el que se encuentra el Sevilla no son válidos experimentos, modificaciones o probaturas. Se decide el campeonato, no hay más opción que competir partido a partido sin dejar ninguno de lado. Todos valen tres puntos y se necesita sacar lo mejor contra los Racings, Málagas, Osasunas, Mallorcas y equipos que para el jugador no suponen un aliciente especial. No vale el tratar de sacar los partidos a través del mínimo esfuerzo porque el actual Sevilla no impone respeto a sus rivales, estos ven opciones de ganar a un equipo del empaque del sevillista.

A día de hoy, para mi gusto, hay que asumir que el objetivo es estar entre el 5º y el 7º para volver a Europa la temporada que viene. Y esa guerra se gana en las batallas contra los equipos de la zona media-baja de la tabla. Es ahí donde se necesita que el equipo dé el rendimiento adecuado y se haga valedor de lo que marca la teoría, su mayor nivel como conjunto.

El camino hacia salvar la temporada no tiene otro sentido que hacerse fuerte frente a los inferiores y no tratar de lucir contra los superiores. No hablamos de tirar los partidos frente a los equipos punteros del campeonato, sino de tratar a todos los rivales de la misma forma. Una idea que parece tan cristalina no termina de encajar dentro de la plantilla y a partir de ahí es desde donde empiezan todos los problemas.

Con todo esto en mente, apostar por la posesión, por el dominio, por ser los actores principales de los partidos parece el pensamiento más adecuado. Después falta llevar a la práctica todo esto. El cuadro técnico y los jugadores están sucumbiendo ante esta idea, los resultados no llegan y las dudas aparecen. Todo esto es muy normal, cuando los acontecimientos no son favorables es habitual olvidar dónde estás, dónde quieres llegar y, sobre todo, cómo quieres alcanzar tus objetivos.

Me encantaría tener un Iphone, o un móvil con conexión a internet para ir contando el viaje y las vivencias en Portugal, mediante el Twitter o el Facebook. Por cierto, si no me tenéis agregado, buscádme: ORGULLO SEVILLISTA (en Facebook) y AlexGonzalez_P (en Twitter).

Ya escribiré cuando vuelva... ¡saludos!

Vamos Sevilla, vamos campeón...

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    Suerte en Portugal y a ver si pasamos. Lo veo difícil, pero ¿por qué no?

- Copyright © ORGULLO SEVILLISTA - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -